Novedades y Reediciones

nov

| Artículo:  | José Carlos Canalda | 3 de julio |

J. NEGRI O’HARA

J. Negri O'Hara, José Carlos Canalda

Tal como he comentado en otras ocasiones, la colección Luchadores del Espacio contó con la colaboración de varios autores que, pese a publicar tan solo un reducido número de novelas, dieron no obstante cumplidas muestras de su buen hacer, lo que los pone a la altura, en calidad más que en cantidad, de los nombres consagrados del género. Por desgracia estos escritores están hoy prácticamente olvidados y sus novelas resultan poco menos que inencontrables, razón por la que no está de más dedicarles siquiera un breve recuerdo.

Uno de ellos fue José Negri Haro, camuflado tal como era habitual bajo el seudónimo, transparente en este caso, de J. Negri O’Hara. Su aportación a Luchadores del Espacio se limitó a tan solo nueve novelas, las cuales constituyen asimismo la totalidad de su obra de ciencia ficción,  (…)

Leer más

| CRÍTICA: literatura | Pily Barba | Publicado: 3 de julio |

Portada Universo Twin Peaks

A pesar de mis dudas durante el visionado de los primeros capítulos de la esperadísima tercera temporada de Twin Peaks, en los que hube de enfrentarme obligatoriamente a nuevos y, algunos, incómodos personajes; a tramas y a escenarios que en determinadas ocasiones nada tenían que ver con nuestro adorado pueblo; tras haber completado su visionado, ya con la cabeza bien fría y habiéndome apeado por fin de esa montaña rusa de sentimientos contradictorios, pude vislumbrar que se trataba de algo grande. Por esa razón, y porque acababa de llegar a mi buzón de correos un increíble volumen que podía solucionar muchas de mis dudas y paranoias respecto al loco universo de David Lynch, decidí volver a verla y, fue entonces, cuando terminé corroborando lo que ya intuía: Twin Peaks: The Return es un auténtico tesoro. Y, con la ayuda de este otro tesoro en papel, uno que además ha resultado ser extraordinariamente brillante, supe que todo Twin Peaks es un lugar infinitamente visitable.

Leer más

| Relato CF | J. Javier Arnau | 3 de julio |

AMOR GRAVITRÓNICO

Casi todas las noches, en sus respectivos nichos, Cletus R.A.III y Lauryl R.XIV tenían que resetear sus memorias ante la ignominia que representaba su día a día.

Cletus R. y Lauryl R. solo se habían visto alguna vez, a pesar de habitar en el mismo domicilio, pues durante el día cada uno tenía asignadas sus «tareas». Cletus permanecía en la residencia como «mayordomo» de la señora y Lauryl acompañaba a su dueño, el señor de la casa, hasta su oficina, como su secretaria.

Realmente, Cletus y Lauryl eran utilizados como máquinas sexuales por sus respectivos dueños, ya fuera durante las horas de trabajo o en las de supuesto descanso. (…)

Leer más

| Relato fantasía | Ángel Vela  Rodríguez | 3 de julio |

OFRENDA TARDÍA

Al muy ilustre señor don Luis Mejía:

Sepa vuesa merced que, dada mi condición de comerciante, no fueron pocas las misivas que redacté, pese a mi ascendencia humilde. Mas el inicio de esta y como hubiere de dirigirme a vuesa merced se me antoja difícil.

Es de ley que toda misiva se vea precedida por un cordial saludo, y en el caso de tan insigne «caballero», con alguna loa por el brillante papel que se os atribuye en la guerra que tan de cabeza trae a esta España nuestra. (…)

Leer más

| Relato fantasía | José Carlos Canalda | 3 de julio |

OMEGA

—Lamento contradecirle, pero yo sigo insistiendo en que los conceptos de cielo e infierno son completamente absurdos desde un punto de vista filosófico y solo tienen sentido como meros instrumentos represivos de la religión.

La conversación, que llevaba ya varias horas, se iba calentando paulatinamente conforme avanzaba. Hasta entonces mi interlocutor había sido para mí un perfecto desconocido, pero la accidental presentación efectuada por un amigo común había resultado fructífera, al menos desde el punto de vista dialéctico… (…)

Leer más

reediciones2

| Relato CF | Raelana Dsagan | 3 de julio |

REGRESO AL HOGAR

Dicen que el cielo es azul y las nubes son blancas, que al caminar sobre la hierba sientes cosquillas en los pies descalzos, que se puede respirar sin necesidad de llevar el tubo de oxígeno conectado. No consigo imaginarme un mundo así.

Mi mundo son las cuatro paredes de este cubículo del que no puedo salir, mis colores son el gris de las planchas metálicas y el negro de la oscuridad del espacio. A veces nos cruzamos con alguna estrella, pero no es lo corriente; mi sonido es el eco de mi propia voz que se repite en los otros habitáculos. No sé cómo serán ahora los demás, nunca los veo. Nunca me ven. Todas las voces son iguales.

Leer más

Anuncios