Novedades y Reediciones

nov

| Artículo  | José Carlos Canalda | 16 de abril |

WALTER CARRIGAN Y LA AVENTURA DEL KIPSEDÓN

Walter Carrigan y la aventura del Kipsedón

Dentro del conjunto de la colección Luchadores del Espacio, la aventura del Kipsedón figura de forma destacada como uno de los puntos culminantes de toda la colección, comparable si no por su extensión —tan solo cuatro novelas— sí por su calidad incluso a la propia Saga de los Aznar, a la cual llega a superar en algunas facetas. Firmada por Walter Carrigan, seudónimo de Ramón Brotons Espí, la epopeya del Kipsedón sería la única aportación de este escritor a la colección Luchadores del Espacio y a la ciencia ficción en general, pese a lo cual varios estudiosos del tema le identificaron erróneamente con Antonio Vera Ramírez, uno de los más prolíficos autores de ciencia ficción popular bajo la firma de Lou Carrigan, quizá debido a la similitud de ambos seudónimos.

Leer más

| Relato fantasía Ángel Vela  Rodríguez | 16 de abril | 
AMOR NEFANDO

Ahora, estando tan próximo el advenimiento de la muerte, apenas dispongo de tiempo para condensar cuanto he de decirte. Perdona la ligereza de mi carta, pero me veo obligado por la premura a derramar sobre ella pensar y sentir como hubieran de aflorar del alma.

Pese al desconsuelo que trae consigo el adiós no debemos llorar, amado mío. Conocíamos la sentencia antes de que se consumara el pecado. No permitamos que la pureza de nuestro amor sea empañada con funestas lágrimas, porque bien sabes que hasta el llanto se convirtió para nosotros en algo bendito. Un mudo testigo que adquirió el ineludible compromiso de estar presente cada vez que la pasión nos encumbraba hasta alcanzar la virtud de coexistir como un solo ser.  (…)

Leer más

| Breve terror Javier Quevedo Puchal | 16 de abril | 
CARNE DE CALABAZA

Me llaman bruja. Por ser mujer sin varón, nada menos, y por no necesitarlo siquiera. No es que me importe, pero preferiría mejores motivos para ello. Si supieran que he plantado calabazas en el huerto donde previamente enterré a mis padres, tal vez tendrían un pequeño motivo. (…)

Leer más

| Relato fantasía Fernando Cámara  | 16 de abril | 
GENTE DE POLIÉSTER

Hoy se cumplen ocho años de la encarnación de los 50.563 maniquíes fabricados originalmente con poliéster. Aquella noticia que en su momento generó una avalancha de escépticos, de curiosos y multitud de sorprendidos, hoy apenas refleja su evolución en breves crónicas de sucesos. Y es que a todo nos acostumbramos.

Durante este tiempo hemos disfrutado —por la novedad— y sufrido —por el exceso— de las numerosas entrevistas concedidas por estos extraños pobladores. Sus declaraciones no aportan interés alguno; reflejan a personas simples, sin talento y faltas de ambición.  (…)

Leer más

| Relato fantasía Begoña Pérez Ruiz | 16 de abril | 
UNA ISLA SIN NOMBRE

Llovía por cuarto día consecutivo y Takeo no pudo evitar volver a recordar lo diferente que era la lluvía de esa maldita isla comparada con la de su hogar en Motoyama. Y de nuevo encontró en ese recuerdo otra razón para fustigarse y lamentar su decisión de abandonar la vida agrícola. El trabajo en los campos de arroz era duro, pero al menos cultivaba su tierra, vivía en su tierra y podía igualmente morir allí. Pero ahora nada de lo que le rodeaba pertenecía a su linaje, ni una sola pizca del espíritu ancestral de su pueblo. Tan solo su katana y el mismo. Y claro, la muchacha, que volvería en cualquier momento para hablarle de los suyos.

Leer más

| Relato CF Sara Martínez | 16 de abril | 
VACACIONES DE UNA TERRÍCOLA MODERNA

El lunes comenzó el que yo esperaba que fuera el viaje de mi vida. Estaba entusiasmada: ¡por fin podría ir más allá del cinturón de asteroides! Mi chico y yo teníamos todo preparado: habíamos reservado una habitación en el Complejo Interplanetario de Recreo Astrorelax. Me moría por darme un merecido respiro en sus instalaciones de lujo, y también por explorar y conocer de cerca los planetas exteriores. Con esto en mente, afronté las esperas en el Cosmopuerto NeoBarajas. Eran parte del proceso. Y un aburrimiento… Pero chico, es lo que hay. Tras ser registrada por cuatro seguratas que por poco me dejan en bragas —En serio, miradme. Tengo cara de pringada. No soy una genio del mal— al fin conseguimos que nos dejaran subir al transbordador de pasajeros. (…)

Leer más

| Artículo  | José Carlos Canalda | 9 de abril |

MARÍA VICTORIA RODOREDA, UNA ESCRITORA DE BOLSILIBROS

María Victoria Rodoreda, una escritora de bolsilibros, José Carlos Canalda

Pese a la existencia, dentro de la literatura popular española, de escritoras de la talla de Corín Tellado, Patricia Montes o Marisa Villardefrancos entre otras, lo cierto es que salvo en el subgénero de la novela rosa, o romántica, fueron muy pocas las autoras que se atrevieron con temas tan poco femeninos —recordemos que era la época del franquismo, con su tajante división entre los ámbitos de ambos sexos— como el del oeste, el bélico, el policíaco o la ciencia ficción, que como cabe esperar no fue ninguna excepción.

En realidad sí hubo algunas escritoras de ciencia ficción, pero en su inmensa mayoría su producción fue muy marginal (…)

Leer más

| AUDIO RELATO | Por Noviembre Nocturno | 23 de febrero |

El callejón, Regino García
EL CALLEJÓN  [Autor: Regino García]

Audio: EL CALLEJÓN [por Noviembre Nocturno]

Nikolai se secó la sangre de su pálida cara. Tenía la respiración entrecortada y estaba algo aturdido. Miró hacia atrás, pero en el callejón no había ni un alma. La noche era muy fría, y le traía recuerdos largo tiempo olvidados. Llevaba una eternidad sin dormir, y el privilegio de soñar había sido desplazado por las memorias que atesoraba. Las grises calles de París, enjauladas en un largo y duro invierno, le recordaban a su San Petersburgo natal. (…)   [Extracto]

Leer EL CALLEJÓN en NGC 3660

| Relato terror Roberto J. Rodríguez | 9 de abril | 
EL ESPECTÁCULO DEBE CONTINUAR

Mira mis manos. ¿No te das cuenta? El día de tu muerte está cada vez más próximo. Y si supieras cuánto rencor guardo hacia ti, no se te ocurriría tratarme del modo en que lo haces. Tú eres el máximo responsable de lo que está por venir. Ya lo creo que lo eres. Para empezar, si me tuvieses un mínimo de respeto, mi querido amigo, no tendrías redaños de manipularme como si no valiese nada; vejándome del modo en que lo haces, noche tras noches, cuando las luces del escenario se apagan y la gente levanta sus grasientos culos de los asientos después de haberse destrozado las manos aplaudiendo.

Leer más

| Relato fantasía José Carlos Canalda | 9 de abril | 
LA SEGUNDA LUNA

La noche era oscura, apenas iluminada por los retazos de luz que, procedentes de las dos lunas, conseguían atravesar a duras penas los breves resquicios del denso mar de nubes. Y él corría, corría con la desesperación de quien le va la vida en ello, sabedor de que sus feroces perseguidores venían pisándole los talones.

Repentinamente se abrió un claro en el cielo y ambas luminarias nocturnas concentraron el brillo de sus respectivas fases llenas para desvelar el terreno que se extendía ante sus pies… con tiempo insuficiente para permitirle esquivar el precipicio sobre el que se abalanzó sin poderlo evitar.

Leer más

| Relato fantasía Andrea Prieto Pérez | 9 de abril | 
LLEGÓ CON LA MAREA

El faro se había construido en el fin del mundo, porque era el único modo de vigilar el apocalipsis. Antón Barrera había oteado el horizonte todos los días con sus noches, desde que había sido destinado a ese lugar, y todavía no había visto que se acercara. Escribía una carta después de cada jornada para informar a sus superiores, perdidos en el interior de la tierra, de que todo seguía igual. Nunca recibía contestación.

Entre un turno y otro, en lo que él había establecido como el tiempo para ocuparse de las reservas, Antón colgaba la chaqueta que lo identificaba como el encargado del faro y salía con pasos rápidos de la construcción, de ese saliente de tierra que se perdía en el mar.

Leer más

| Relato CF Blanca Mart | 9 de abril | 
¿SER O NO SER?

La cuestión era si el fílmico era real, o no.

Aquí en Axtrax 25, apenas tiene uno visitas, ni reales ni imaginarias, y ver de pronto a Dirk Bogarde fumando tranquilamente en el laboratorio me sobresaltó un poco.

«Aquí no se fuma», Dirk —le dije severamente—. Más bien: ni aquí ni en todo el asteroide. ¡Como si sobrara el oxígeno!

Leer más

| Relato CF Carmen Rosa Signes Urrea | 9 de abril | 
SET THE CONTROL FOR THE HEART OF THE SUN

El reloj de cuco marca las diez, quizá ese hecho no significara nada para él, un inútil conteo sonoro comparado con la pulsación natural del universo, pero antaño sugirió toda suerte de sucesos, pautó ritmos y costumbres, hoy, olvidados.

Los frágiles tallos, que apuntan hacia el singular cielo, se yerguen buscando en el espacio suspendido la luz y el calor —ahora inducido— del corazón del sol. (…)

Leer más

Anuncios