Los óleos del Tiempo

Por Elaine Vilar Madruga

Antes tuve el rostro de un dios sobre mi rostro,

acaso la palabra que nadie conocía

para bordarme la certeza del camino.

Ya no.

               Me he perdido en el viaje de los pecios

que navegan sobre los ríos del Tiempo,

en saltos a través de dimensiones

como abanicos de plumas.

                                            Soy vieja.

Sólo yo controlo las rutas de regreso a casa,

donde quizás me esperen los santuarios

de la anciana Tierra

                       -¿existirá aún?-,

o el silencio.

Prefiero quedarme de este lado,

sumergida en los óleos del Tiempo

como la breve hoja que no soy.

Prefiero quedarme embalsamada

entre los pliegues del cosmos,

conocer la respuesta y el enigma

de tantas estrellas innombrables,

la insólita música de aquellos que

                                                           -como yo-

quedaron atrapados

dentro de los ojos

del último dios clarividente.

© Copyright de Elaine Vilar Madruga para NGC 3660, Junio 2017

Anuncios