Borregos

Por Santiago Eximeno iconocorcheas

Borregos, eso es lo que son todos ellos.

Se levantan al amanecer, acuden a sus trabajos rutinarios, permiten que sus superiores los humillen con su actitud servil, cobarde y mezquina.

Borregos.

Yo los observo desde mi puesto de trabajo: sus sonrisas vacías, sus rostros ojerosos, sus ademanes nerviosos. Repiten una y otra vez los mismos gestos, las mismas actitudes.

No merecen vivir.

Como cada mes, me he fijado en uno de ellos. Calvo, entrado en kilos, apenas puede realizar su trabajo. Le observo cuando bajo a la quinta planta, oculto tras la fotocopiadora, sin esperanzas, sin aspiraciones. Ni siquiera sé su nombre, ¿importa acaso?

Esperaré a que la luna brille en todo su esplendor y entonces me lanzaré sobre él, el lobo cazando al borrego.

Después, tras devorar su carne y mutilarlo, me lavaré y me confesaré en la Iglesia.

En este mundo, cada uno tiene su papel.

Ellos son los borregos, yo soy el lobo y el Señor es mi Pastor.

© Copyright de Santiago Eximeno para NGC 3660, Marzo 2017

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s