A vuestras mentes dispersas

|  Joan Antoni Fernández | Espiral CF | Colección: Espiral CF 55 | CF | 2014 | 
424 págs. 15€

Por Pily Barba

dispersas

Siempre he pensado que de entre todos los perfiles de autores de CF, aquellos que pertenecen a los que deciden escribir sobre saltos en el tiempo o entre realidades alternativas, los que no se conforman con una historia sencillita y lineal, son los que más arredros tienen. Configurar un argumento interesante, coherente, y que para colmo salte de un lado a otro o de atrás adelante en el tiempo, esquivando según qué, o por el contrario, encontrándose de cara justo con aquello que hace avanzar la trama, es harto complicado. Pues bien, aquí tenemos un buen ejemplo de ello: Joan Antoni Fernández pertenece a uno de esos perfiles, y en A vuestras mentes dispersas se dedica a mover piezas, o mejor dicho, personajes y situaciones, de aquí para allá y del antes al ahora, con una gracia y una soltura que a veces le deja a una medio alelada.

Así es, y encima A vuestras mentes dispersas nos pone en situación desde el minuto cero. Sin introducción ni paños calientes, nos veremos inmersos en los problemas de nuestro maltrecho protagonista; Ricard Bartra, un agente judicial que sin saber ni cómo ni por qué ha salido prácticamente ileso de un accidente ferroviario, salvando su vida por los pelos. Pero ahora tiene un buen montón de preguntas, y la más acuciante es saber qué le ha podido suceder a su acompañante; una mujer que no sabe si es real o inventada puesto que no recuerda quién es, pero sí que lo acompañaba. De esta guisa, Ricard seguirá dándonos paso tendido en la cama de un hospital, con la memoria hecha unos zorros y sin tener ni idea de qué ha podido pasar, salvo que alguien lo sacó del tren siniestrado y nada más. Eso es lo único que parece tener claro… Así,  acompañaremos a Ricard en lo que será de ahora en adelante su nueva vida; una en la que ya nada tiene demasiado sentido, donde solo recuerda lo básico, en la que intenta rehacerse y a cambio obtiene una advertencia a través de una llamada telefónica anónima: alguien quiere asesinarlo.

A vuestras mentes dispersas es una novela inteligente, y en esto hay que insistir: está muy, muy bien hilada, y más teniendo en cuenta el fenómeno que trata y cómo lo trata. También tiene tintes de thriller futurista y por momentos es exquisitamente visual, lo que en su caso significa altamente cinematográfica. Además de los saltos entre realidades, nos ofrecerá contemplar desde su mismo interior a esa especie de brigada policial, la MemePol, encargada de saltar entre dichas realidades, siempre dispuesta a recolectar a futuros saltadores o de investigar a los escasos Navegantes que existen hoy en día. Porque este también es un detalle a tener en cuenta; además de desarrollar una premisa de lo más plausible, A vuestras mentes dispersas está centrada en nuestros días y en la hermosa Barcelona. ¿Y qué significa esto? Pues que no nos ofrecerá un futuro espectacular y estrambótico que sirva de excusa para que todo valga. Ni de broma… A Joan Antoni Fernández le debe gustar complicarse la vida, y decide saltar sin red entre realidades del ahora, cambiando las situaciones más comunes pero también las que no. En definitiva hace todo lo necesario para ofrecernos una historia futurista siempre dentro de una deliciosa cercanía.

Pero volviendo a los Navegantes, digamos que se los podría considerar una raza de individuos a parte, tan humanos como el resto, pero con la capacidad innata de saltar y cambiar, si lo desean, la mismísima historia. Pero además Joan Antoni nos hablará de la falsedad de las personas o de la ambición por conseguir ciertos privilegios (para el lector habrá grandes sorpresas después de algunos giros inesperados). Y también tendremos historia de amor, religión, y reencuentros. No sé si falta algo en A vuestras mentes dispersas, la verdad. Bueno, tal vez un poco menos de sobriedad en los personajes no hubiera estado nada mal; me refiero a la forma en la que interactúan algunos de ellos, un poco demasiado mecánica a veces.

Sea como fuere, y en definitiva, A vuestras mentes dispersas es una novela muy digna de tener en cuenta, y Joan Antoni Fernández, que fue nominado por ella a los premios Ignotus, es un autor todo terreno (lo que no se puede decir de la gran mayoría): un GRAN autor dentro del género de la ciencia ficción, que se merece brillar mucho y muy fuerte.

© Copyright de Pily Barba para NGC 3660, Agosto 2016

Anuncios