Sobre NGC

Por si aún lo dudas, este es un lugar dedicado exclusivamente a la divulgación de la fantasía, de la ciencia ficción y del terror en su versión 6.0. Pero claro, antes de esta sexta versión, vinieron otras…

De hecho, en el año 2.000, NGC comenzó siendo un pequeñísimo rincón donde autores nóveles y otros que no lo eran tanto, fueron colaborando de manera confiada (y más teniendo en cuenta mi, hasta ese momento, anónima existencia dentro del fándom), y, por supuesto, totalmente desinteresada, para contribuir a que NGC fuera creciendo de manera exponencial hasta llegar a convertirse en una de las webs de mayor repercusión dentro del panorama nacional (aunque también lo fue, en cierta medida, a nivel internacional).

Pero ¿y qué es lo que ha pasado, si tan grande se hizo? Como muchos  ya sabéis, en 2.010 decidí dar un paso adelante creando mi propia editorial, y esta, desgraciadamente, se apropió de todo el tiempo que tenía para dedicarle a NGC 3660. Así, NGC quedó «congelada» en el limbo de Internet, convirtiéndose en un lugar de referencia y entretenimiento únicamente de esa primera década de los dosmiles. Pero desgraciadamente, unos años después, ocurrió un imprevisto y por distintas circunstancias, perdí tanto el dominio como, dada la configuración de la última versión de la web, todo el material publicado: en pocas palabras, diez años de trabajo se fueron al traste.

Afortunadamente, una de mis mayores cualidades siempre ha sido la de tener la capacidad de resurgir de mis propias cenizas: efectivamente, como el Ave Fénix. Por esta razón, y por mi inconmensurable pasión hacia NGC, aquí estoy varios años después, dispuesta a volver a construir lo que ya existió y, si es posible, en un futuro, más, mucho más…

Por esta razón es que ahora existe una nueva sección denominada Reediciones, donde volveré a publicar algunos de los textos ya expuestos anteriormente.

Pero he de concluir, y para ello, he de volver a incluir «un par» de apuntes cargados de gratitud:

En primer lugar, quiero dar eternamente las gracias a Adolfo García Yagüe por haberme «obligado» a crear, y además albergar en un primer momento dentro de su amada Ccäpitalia, a esta preciosa galaxia. También por haber facilitado en la actualidad, que NGC consiguiese su nuevo y flamante dominio.

A Mercedes Rodrigo por haberse hecho cargo de esas magníficas Esfinges Mecánicas, que ya han encabezado varias versiones de NGC 3660

También, quiero agradecer su apoyo a aquellos autores que se unieron a mí desde el principio, y en especial a Joan Antoni Fernández, Joseph Ruiz Hierro, Juan José Aroz, Rodolfo Martínez y Susana García: hasta el último de ellos, sin conocerme de nada, decidió poner toda la carne en el asador y prestarme sus trabajos por las buenas.

Por supuesto toda mi gratitud a mi amiga Gib, artífice de la cuarta versión de la web y la más hermosa de todas (desgraciadamente terminó quedándose pequeña).

Y ya casi por último, a todos los que os habéis sumado a la nueva puesta en marcha de la web; a este resurgir del Ave Fénix 3660. Entre ellos, gracias en especial de nuevo a Joan Antoni Fernández; a Florence BehmLuis Astolfi, Raelana DsaganDaniel Pérez Navarro, Francisco Jota-Pérez, Ángel Ortega, Juan Antonio Fernández MadrigalMagnus Dagon y Lola Robles.

José Jorquera merece una mención especial, poniendo así la guinda a este maravilloso pastel… principalmente, por colaborar con NGC también desde la sección de entrevistas (si él no hubiera insistido, dicha sección no re-existiría). También le envío toda mi gratitud por correr en el pasado al rescate de NGC 3660, queriendo ocuparse de ella (aunque ya fuera demasiado tarde) y evitar así su «congelamiento». Y por último, y tal vez por la razón más importante: por haberse convertido en un gran amigo y no haber dejado de caminar a mi lado.

Pily Barba